14/02/2010

Me he propuesto recuperar el vigor lector de años pasados. Extraviado durante los últimos dos años, se impusieron los mil y un periódicos de vacuos contenidos, la nota periodística, el trabajo y las distracciones-dilaciones propias de mí, dejando de lado la escritura personal, la lectura por pla.cer y la película diaria.

¡Ya no más! De nuevo al camino del placer y los excesos en pos del conocimiento )hacia ti, carísimo William Blake(.

Hacia el fondo de mí mismo.