27/06/2010

Responso por Louise Bourgeois 
Mayo y junio se nutrieron de muertes de muchos creadores que  desde su especificidad expresaron el mundo de otro modo. Entres ellas, el 31 de mayo pasado murió Louise Bourgeois, la notable escultora y artista visual franco-estadounidense. ¿Qué decir de ella, de su obra monumental que no suene vacuo? Aún laten en mí las tres estructuras de acero de casi 10 m de altura que colocó en la sala de turbinas del recién inaugurado Tate Modern, en verano del 2000. Cada torre tenía una plataforma en la parte superior en donde había una silla rodeada de espejos. Uno podía subir, sentarse y quedar absorto en la contemplación y reflejo de uno y su soledad.Se llamaban I Do, I Undo, I Redo la instalación, arquitectura, estructura.

Muy cerca de ahí, en la entrada del museo Maman, una de sus ahora célebres arañas gigantescas, nos aguardaba envolvente. "Mis obras son una reconstrucción del pasado. En ellas el pasado se ha vuelto tangible; pero al mismo tiempo están creadas con el fin de olvidar el pasado, para derrotarlo, para revivirlo en la memoria y posibilitar su olvido". Toda su producción gira en torno a las emociones por los recuerdos de infancia, la sexualidad, el amor, la alienación, la soledad, la muerte. Realidad y metáfora de aquello que no se puede decir, diciéndolo. De otro modo lo mismo.

Hasta luego carísima LB.